Riesgos globales/Mapas

ACERCA DEL NUEVO ORDEN MUNDIAL ECONÓMICO, SOCIAL Y ECOLÓGICO

Eco de Voz

nov. 8, 2018 (*)

1--Un resumen para una temática compleja 

La complejidad de los temas y problemáticas que debemos tratar en cumplimiento del plan de estudio para el grado once, nos demandaría la lectura rápida y a la vez rigurosa de numerosas fuentes de información. Dado el poco tiempo lectivo que nos queda, nos vemos obligados a acudir a un resumen que nos permita dar cuenta de tales temas y problemáticas.

Nuestro plan de estudio prácticamente nos remite, de algún modo u otro, a una gran pregunta problematizadora: ¿cómo definir, lo más objetivamente posible, el actual momento histórico que vivimos?.

2--¿Por qué "globalización" y cómo la jalona el actual modelo económico?

Para ir en busca de una respuesta, lo primero que tenemos que aceptar es que nos hallamos en un mundo cada vez menos determinado por los acontecimientos nacionales, regionales o locales y sí más por fenómenos de alcance global, es decir, que repercuten en todo o el planeta o en gran parte de él, hecho que se refleja en el popularizado nombre de globalización.

Tales fenómenos son de tipo económico (como las nuevas formas de producción, distribución, consumo y apropiación); de tipo tecnológico (donde se destaca lo relacionado con la informática y su poder de acumulación, transformación y trasmisión planetaria de la información); y fenómenos socioculturales (cambios profundos y veloces en las formas organizativas de las sociedades y de los individuos, estrechamente conexos a las nuevas formas de economía y tecnología). Pero es preciso reconocer todos los cambios anteriores estrechamente imbricados con la complejidad ecológica o ambiental, con consecuencias igualmente complejas, que solo ahora comienzan a ser reconocidas por las sociedades (en una fase relativamente avanzada de la industrialización y la urbanización).

Actualmente no solo es necesario sino posible reconocer instancias de la sociedad, momentos históricos y lugares geográficos protagonistas de estos cambios. Uno de los cambios más drásticos fue el vuelco producido en el orden económico-político mundial entre los años 70 (finales) y los 80. Fue la oficialización de la nueva economía global, cuando los grandes poderes económicos y estatales abandonaron el modelo económico keynessiano y adoptaron el llamado “neoliberal”, en la práctica un cambio del modelo de Estado hacia la desregulación, en otras palabras, la renuncia a la cara amable, social del desarrollo y su remplazo por el reino de la inestabilidad, precarización y pauperización laboral. Gustave Massiah lo resume así:

“En ese período, el neoliberalismo se vuelve dominante. Predica el ajuste de las economías al mercado mundial y propone, en la práctica, la liberalización, definida a partir de un cúmulo de orientaciones: la regulación por el mercado y la reducción del papel de los Estados en la economía, la prioridad de la exportación, la explotación sin freno de los recursos, la apertura internacional del comercio, la prioridad de las inversiones internacionales y las privatizaciones, la flexibilidad y la presión sobre los salarios, el recorte en los sistemas públicos de protección social, la reducción de los gastos presupuestarios considerados improductivos (lo que se traduce en reducción de los presupuestos de salud y educación), la devaluación de las monedas” (Massiah, 2012, 17).

O sea, estamos hablando de un rompimiento drástico de las estructuras anteriores (“desestructuraciones”), que no solo afectaron la economía y la organización de las sociedades, sino también los sistemas ecológicos que permiten el sostenimiento y reproducción de la vida (humana y no humana).

3--Repercusiones del modelo más allá: ¿es posible hablar más bien de una “era humana” que de una geológica en la determinación del actual período postglacial?

En relación con esto, es llamativo cómo el nuevo modelo abandonó rápidamente las preocupaciones del modelo anterior por los impactos sobre el ambiente (sobrepoblación, contaminación, destrucción de ecosistemas…), aunque forzosamente ha debido ocuparse de la consecuencia globalmente más impactante de la acción humana: la alteración del clima.

Independientemente de lo que piensan o deciden los administradores del nuevo modelo, entre ecólogos, ambientalistas y otros sectores críticos del modelo ha crecido la preocupación por la tendencia destructiva del planeta, a tal punto que se ha llegado a comparar la acción de la especie humana con la fuerza demoledora de los volcanes, cataclismos y otros fenómenos que cambiaron la tierra para siempre hace unos miles de millones de años!. Por tanto, se ha propuesto abandonar el término Holoceno con que se llamaba a la actual época postglacial del período Cuaternario, y reemplazarlo por el de Antropoceno, o sea la nueva época de la tierra resultante ya no de la acción natural sino de la actividad humana (el ser humano señalado como el “nuevo actor biofísico”)! (Arias, 2018, P. 35-36).

4--¿Hacia una “inteligencia” que escapará al control humano?

La marcha hacia el diseño de la llamada inteligencia artificial comenzó mucho antes del actual modelo, pero bajo su égida avanza a pasos agigantados, mucho más rápido que las consideraciones éticas y la regulación que deben acompañar todo nuevo invento que influya fuertemente la vida humana.

Un aspecto de estas tecnologías es el relacionado con el control social extremo, es decir, la vigilancia sin límites del comportamiento de las personas: la preocupación por sus consecuencias para la libertad, la privacidad y la dignidad ha sido casi constante, por siglos, pero solo en pequeños círculos de pensamiento (**) o de actividad contestataria.

En años recientes -paradójicamente gracias a la popularización de las redes sociales digitales- tal preocupación se expandió más ampliamente, por ejemplo en relación con la elección del último presidente de los Estados Unidos: las noticias daban cuenta de un incremento súbito en las ventas de la novela 1984, de George Orwell, célebre por su referencia a la pérdida de libertad bajo un “gran hermano” (aludía al fascismo de la II Guerra Mundial y a situaciones similares en cualquier tiempo y lugar).

Actualmente la discusión ha crecido en relación con la versión cibernética del asunto, por cuanto se trataría de un control aún más sutil y avanzado, relacionado con lo que ya es un hecho, aunque todavía incipiente: la creación imparable de múltiples mundos virtuales, es decir, realidades no factuales por parte de cualquier individuo o grupo sin escrúpulos para manipular a otros individuos o grupos, o incluso grandes masas, hacia un fin cualquiera (más allá de las llamadas “false news” que tanto caos han causado ya).

Asimismo ha crecido la preocupación por los impactos que podrían traer aplicaciones de la inteligencia artificial tanto en los procesos fabriles como en los conflictos. En el primer caso, ocurre algo similar al rechazo a las máquinas ocurrido en tiempos de la maquinización incipiente: se teme la sustitución de abundante mano de obra humana por parte de los robots, como ya viene ocurriendo desde décadas en ciertos campos. Aquí es preciso analizar, de todos modos, la utilidad de los autómatas en procesos riesgosos para salud humana (presencia de residuos peligrosos, rescate de personas u objetos de lugares inaccesibles, exploración espacial…).

En relación con el lugar de los autómatas en los conflictos, tampoco es asunto nuevo. La discusión de sus implicaciones éticas continúa, sobre todo cuando se piensa en la posibilidad de la participación de los robots juntamente con los humanos en el campo de batalla. También en este caso hay sectores que argumentan que la presencia de la inteligencia artificial en la guerra podría ser una posibilidad de ahorrar sufrimiento humano y pérdida de vidas ya que los peores enfrentamientos podrían delegarse a las máquinas.

5--¿Cambios drásticos en el actual ordenamiento geoeconómico y geopolítico?

Finalmente, es dable pensar en el reordenamiento venidero de las regiones y fronteras dadas por las actuales relaciones económicas y políticas pero también por las consecuencias de la alteración climática. Es reconocido que tras aquellas se esconden tensiones y choques de intereses derivados de la fuerte competencia, sobre todo en torno a recursos estratégicos (agua, combustibles fósiles, tierras raras, metales preciosos, ubicación estratégica…), que súbitamente estallan en conflictos y guerras, como ha sucedido recientemente en el Medio Oriente y varias regiones de África, entre otras.

Por lo pronto hay resultados a la vista: la huida en masa de millones de personas en busca de refugio en otras partes del planeta, la desintegración social y cultural de etnias y pueblos, el ascenso de los nacionalismos, los odios raciales y la xenofobia, todo esto en medio de la debilidad de la respuesta social, la crisis de la política tradicional, el regreso de los populismos y el resurgir de los extremismos de izquierda y derecha.

(*) Basado en el Dictado 2, octubre 19 y 26, 2018. [Con este resumen didáctico se busca, ante todo, aportar una referencia para la solución de la Guía de Trabajo 2].

(**)Caso emblemático fue el del pensador francés Michael Foucault, quien abordó el asunto de la vigilancia en varios de sus textos, en particular en “Vigilar y castigar: nacimiento de la prisión”.



Referencias bibliográficas

Arias, Manuel (2018). Antropoceno: la política en la era humana. Bogotá : Taurus. 254 p.

Massiah, Gustave (2012). Una estrategia altermundialista. Medellín : La Carreta. 232 p. (La Carreta Social).


((((((((((((((((((((((((((()))))))))))))))))))))))))))))))



R I E S G O S   G L O B A L E S



PAÍSES Y ZONAS  EN SITUACIÓN CRÍTICA 

Las Ciencias Sociales que actualmente están surgiendo en el mundo nos invitan a aprender ver este con una mirada global, única forma de entenderlo y asimilar creativamente sus cambios. Esta mirada global nos permite clasificar y localizar geográficamente los grandes problemas. Colocamos en primer lugar los relacionados con la supervivencia humana y del planeta. En relación con ella distinguimos los siguientes países y regiones (Véase mapamundi interactivo):

1° En primer lugar, aquellos países con conflictos muy graves y, por tanto, con gran número de víctimas y de refugiados. Las causas de los conflictos pueden ser políticas, como en el caso de Siria, donde el gobierno respondió a las protestas de la población con una guerra donde han perdido la vida más de 150.000 seres humanos. 

O pueden ser una mezcla de motivos políticos y religiosos, como los conflictos desatados por los fundamentalismos político-religiosos, sobre todo en Irak, Afganistán,Pakistán, Yemen, Malí, Nigeria, República Centroafricana, Somalia, entre otros.

En otros casos, los conflictos consisten en la expulsión de poblaciones donde hay recursos como petróleo, gas, oro, coltán, tierras raras, uranio, carbón, maderas, agua; suelos para obtención de biocombustibles; territorios geoestratégicos... Ejemplos: República Democrática del Congo, Sudán del Sur, Nigeria...

2° Regiones gravemente afectadas por la contaminación radiactiva, resultante tanto de ataques nucleares (Hiroshima y Nagasaki en Japón, 1945), como de accidentes (Three Miles Island en Estados Unidos de Norteamérica, 1979; Tchernobyl en Ukrania, 1986; Fukushima en Japón, 2011).

3° Países dotados de armas de destrucción masiva (nucleares): Estados Unidos de Norteamérica, China, Norkorea, Francia, Israel, Pakistán, India. Los mayores riesgos de una guerra global están en países políticamente inestables, donde las armas atómicas podrían caer en manos de extremistas: tal es el caso de Pakistán, quien tiene conflicto con India.

4° Países ocupados por potencias colonialistas, como Afganistán (ocupado por Estados Unidos desde 2002, tras el atentado contra las torres gemelas); Irak (ocupado por Estados Unidos); Palestina (Cisjordania y Gaza, territorios del pueblo palestino, controlado por Israel).

5° Zonas en disputa entre dos o más países, que pueden desatar en cualquier momento una guerra regional, mundial o global: islas Kuriles (entre Rusia y Japón), islas Senkaku (entre China, Japón y Corea del Sur); islas Paracelso (entre Vietnam y China);  región de Cachemira (entre India y Pakistán).

6° Países cuya situación interna puede involucrar toda una región o el mundo en un grave conflicto. Ejemplo de ello es Ukrania, en cuyos límites orientales con Rusia se producen movimientos para separar porciones del territorio para que formen parte de Rusia.

7° Países con grave situación económica y política, que ha llevado a la población a la desesperación y a fuertes protestas. El caso más grave es Tailandia, donde a fines de mayo se ha producido un golpe de estado. Otros casos: Grecia, India, Bangladesh, Turquía, Venezuela, España, Italia, Brasil.


8° Países donde se producen movimientos xenófobos, contra poblaciones de judíos, gitanos, africanos, latinoamericanos, rumanos, minorías étnicas y otras. Ejemplos: Bulgaria, Israel, Estados Unidos, Hungría, Italia, Francia, Grecia, Birmania, India, República Dominicana.

9° Protestas ligadas a la FIFA World Cup (Mundial  de Fútbol de Brasil): amplios sectores de la población han venido protestando por los altos costos de las obras, en particular de estados que a lo sumo serán usados para unos 4 o 5 partidos, y luego quedarán subutilizados. Esto, mientras millones de personas habitan en las favelas o en las calles. También protestan los pueblos originarios (indígenas) del país, la mayoría habitantes de la Amazonía, patrimonio mundial deteriorado por la deforestación y donde los nativos están siendo acosados.
Eco de Voz.
25-5-14

CONOZCO MI PLANETA: NAVEGO A TRAVÉS DE CONTINENTES Y PAÍSES


>Pulso en este enlace para acceder al globo terráqueo y aprender a desplazarme para localizar mares, continentes y regiones [Fuente: Google Earth]:

http://www.google.es/intl/es_es/earth/explore/products/plugin.html

>Pulso en este enlace para acceder al mapamundi político interactivo de mi planeta [fuente: swf]:

http://www.elmapamundi.com/mapamundi.swf

>Pulso en este enlace para observar en detalle mapas políticos de países y regiones [Fuente: Google Maps]:

https://www.google.es/maps/preview